ALFRED BOSCH, PORTAVOZ DE ERC EN EL CONGRESO, IGNORA EL DICCIONARIO DE ARAGONÉS Y PRETENDE IMPONER EL CATALÁN EN ARAGÓN

El pasado 20 de junio, el portavoz de ERC, manifestó su desconocimiento sobre la filología aragonesa al preguntar en tono irónico si también se va a crear un diccionario de aragonés oriental. El diccionario, muy a pesar de su intención populista, ya lleva unos cuantos años editado. Se trata del Diccionario aragonés- castellano, castellano- aragonés de Rafael Andolz. En él se recoge vocabulario del Aragón oriental y es uno de los referentes para la lengua aragonesa.

No obstante, más allá de la pataleta del imperialista, pidió al gobierno español, otra ayuda como en ocasiones anteriores, para que el estado español decretase una nueva imposición del catalán contra la diversidad lingüística en las Baleares, Valencia y Aragón.

Margen a la actuación de este diputado asalariado por el estado español, la prensa catalana no ha dejado de reflejar el patético discurso, hacia las comunidades vecinas, de intolerancia y poco respeto por parte de políticos, que vistiéndose de nacionalistas o de independentistas han mostrado su cara más imperialista. Los ataques han sido directos y alejados de la ética de convivencia que a los jóvenes y niños intentamos reflejar. Sin más, Pilar Rahola llamó “traidora” a la consejera aragonesa reflejando la catalana lo que le gusta imponer en casa ajena y propia. A lo que podríamos añadir la frase que le respondió un aranista en una televisión catalana cambiando el término aranés por aragonés:  Yo soy aragonés. Igual que a usted le molesta que desde Madrid decidan por usted porque tiene una identidad propia que es la catalana, la mía es la aragonesa. Que tiene una identidad, una lengua y una cultura diferente a la catalana”.

En cambio, parte de la ciudadanía catalana no comparte estas actuaciones, de hecho, en las últimas elecciones catalanas se demostró el descontento con las actuaciones del Tripartit en esta materia

Resulta curioso que en Cataluña sus propios políticos aprobaron la denominación de aranés al gascón de la Val de Arán u “occitano” y nadie se quejó; ni  su peculiar “comunidad científica. Y ni si quiera, en Galicia, se les ha ocurrido imponer el portugués, por mucho que los ciudadanos se entiendan a uno y otro lado de la frontera o que los diputados gallegos acepten traducciones portuguesas en Europa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.