Instituciones

¿Qué dicen algunas instituciones?

-Universidad de Zaragoza

La Universidad de Zaragoza no se ha pronunciado sobre el tema oficialmente. Lo han hecho parte de sus docentes en sus estudios. El trabajo realizado más conocido es el Estudio sociolingüístico de la Franja Oriental de Aragón, realizado por María Antonia Martín Zorraquino, M. R. Fort Cañellas, M. L. Arnal Purroy y J. Giralt Latorre en 1995. En él se deja claro que la mayoría de hablantes de las modalidades del Aragón oriental no reconocen el catalán denominativamente y sí otras denominaciones.

-Academia de la Lengua Aragonesa

Entidad que se formó para proteger el patrimonio lingüístico del Aragón oriental, está encabezada por el filólogo  y docente universitario Antonio Viudas Camarasa. Se posiciona totalmente en contra de una denominación catalana y a favor de una propia.

-Acción Pública para la Defensa del Patrimonio Aragonés (APUDEPA)

En su primer y segundo (fuente: blog) comunicado recomienda una denominación propia para las modalidades del Aragón oriental.

-Acadèmi de sa LLengo Baléà

Esta institución apoya totalmente una denominación propia que reconozca a los hablantes y la protección de sus modalidades.

¿Qué dicen los eruditos?

El alemán Fiedrich Diez, padre de la Romanística, ya cuestiona la dimensión catalana en una obra publicada en 1836. El lingüista M. Alcover, con respecto a la imposición de la  denominación, la cual, ya traía conflicto desde hacía bastante tiempo, nos dice en el siglo pasado que “pel nom no ens hem de desavenir” o “por el nombre no vamos a discutir”. El filólogo, anteriormente citado, Antonio Viudas Camarasa, académico de número de la Real Academia de Extremadura aboga por una denominación propia. Otros filólogos como el Académico de la RAE, Francisco Rodríguez Adrados, critican abiertamente la postura de imposición del catalán sobre las variantes o modalidades lingüísticas. De hecho, el actual presidente de la Real Academia del Español, José Manuel Blecua, ha manifestado su predilección por la riqueza del patrimonio lingüístico aragonés. Hay otros eruditos como la filóloga y docente valenciana, Teresa Puerto, que han cuestionado también la dimensión catalana y apoya la diversidad aragonesa. El sociolingüista francés Philippe Blanchet, docente de la Universidad de Rennes, compara la situación del valenciano con la del provenzal, ambas amenazadas por las políticas lingüísticas del catalán y del occitano.

La postura de la filología románica es muy diversa aunque en 1980 quedó bien reflejada. En el XVI Congreso de Filología Románica, celebrado en Palma de Mallorca, tan sólo 36 de los 723 romanistas asistentes firmaron un documento en el que se afirmaba que balear, valenciano y catalán eran un mismo idioma con distinta denominación.

No obstante, la percepción histórica, una de las claves para entender la trayectoria denominativa y una de las ciencias desde donde se puede legitimar una tradición denominativa, la dan los historiadores Antonio Beltrán Martínez, Antonio Ubieto Arteta y Guillermo Fatás. Los dos primeros reflejan la importancia del estudio del aragonés o modalidades lingüísticas de la parte oriental de Aragón. El último justifica el planteamiento de una denominación propia en un artículo publicado en Heraldo de Aragón.

Anuncios